Netflix profundiza en la pelea más brutal de la historia de la NBA

No es oro todo lo que reluce. En cada deporte, por en muy alta estima que lo tengamos, hay secretos que en la mayoría de ocasiones solo quedan de puertas para dentro. En lo que respecta al baloncesto estadounidense, y contrastando con toda la épica de Michael Jordan, en 2004 tuvo lugar un episodio bochornoso que se definió como ‘Malice at the Palace’, la pelea más brutal de la historia de la NBA.

Las dosis de drama, pasión e ira se concentraron como nunca en el partido que enfrentaba a Indiana Pacers y Detroit Pistons. A solo 45,9 segundo para el final del último cuarto y con los Pacers 15 puntos por encima, una falta a Ben Wallace, que posteriormente empujó a Ron Artest, hizo que se produjera una tangana que cambió la NBA para siempre.

Ron, ya curtido en este tipo de situaciones, se apartó inteligentemente del tumulto para sentarse e intentar controlar sus emociones. Si bien podría parecer que esto ya no daría para más, a partir de que un espectador arrojó un vaso al jugador de los Pacers, el pabellón al completo se sumió en un caos sin precedentes. El salto a las gradas de Artest fue inmediato, atacando a un fan de entre el público que creía responsable de lo ocurrido.

Esto y todas sus consecuencias serán abordadas por Netflix en su nuevo documental. ‘Malice at the Palace’ estará disponible el próximo 10 de agosto como parte de la serie de documentales deportivos ‘Untold’.