Zetazen: no hay truco ni trato, es palabra y ron

260
Música /

Hace dos semanas, hablamos de una joven promesa, Rels B, y esta no iba a ser menos. Zetazen lleva ya unos cuantos años en este mundillo y la verdad es que no le han hecho falta demasiados conciertos ni colaboraciones con emcees reconocidos para hacerse un buen hueco en el panorama.

Las primeras referencias de este artista madrileño llegaron allá sobre el 2009 con una maqueta llamada ‘Presión en las alturas’, la cual incluía el tema ‘Cantándole al vacío’. Desde aquel momento, nos dejó claro que el orgullo era suyo, aunque a la hora de escribir le pueda su parte más visceral e íntima. La combinación de sus letras con las instrumentales nostálgicas dieron como resultado un trabajo que, aún varios años después, seguiría captando nuevos adeptos.

Más tarde llego ‘Inside’, y esta vez la canción mas significativa de la maqueta fue ‘Salir entero’. Este trabajo fue, sin duda, el que le catapultó hacia un cierto éxito y el que hizo que su música se extendiera por gran parte de la Península. Fue entonces cuando comenzó a dar varios conciertos y cogiendo reconocimiento en la escena del rap nacional, aunque siempre se haya mantenido de cierta forma al margen de todo lo que sucedía. Se ve que no es un gran amante de las polémicas ni de la fama.

Ya en el 2013, escuchamos su último álbum hasta la fecha de hoy, ‘Atrezzo’. En cuento a este trabajo, se me hace imposible decantarme por una única canción que pueda representar el trabajo en conjunto. Personalmente, y de forma muy subjetiva, me quedaría con ‘Chamartín’ o ‘Pain rue’, aunque reafirmo que ninguna está de más y aún con diez temas en la maqueta el trabajo se queda corto.

“¿Estoy hablando sólo? Estoy hablando sólo
Estoy llevando esta mierda al extremo
¿A quién le importa si estoy roto?
Joder, a mí tampoco”

zeta-interior

A día de hoy, Rubén sigue impresionándonos y dejándonos con la miel en los labios. Pues desde ‘Atrezzo’ ha ido publicando temas esporádicamente sin darnos una fecha exacta para su próxima referencia. Si algo caracteriza a este emcee es sin duda su actitud, la combinación del orgullo con la falta de confianza en uno mismo y la indecisión. Esto es lo que hace que nos sintamos tan identificados, sobre todo, en las épocas más grises.

Todos somos conscientes de las tendencias y de las nuevas corrientes que van surgiendo dentro del rap, sin embargo, Zetazen se mantiene bastante al margen conservando su esencia personal y sin perder ni uno de sus seguidores. Es verdad que van pasando los años y eso se va percibiendo en sus letras, aunque cabe destacar su notoria madurez aun cuando escribió su primera maqueta.

Como he mencionado al comienzo, apenas encontramos producciones audiovisuales a lo largo de su trayectoria. Sin embargo, hace menos de seis meses nos sorprendió con la publicación de una de estas producciones de la mano de Credens. Ademas, el pasado agosto sacó otro nuevo trabajo visual junto con su último tema, ‘Ocho botones’. La presencia del amor en sus letras no es algo que nos extrañe, pues amor, alcohol y amistad con un cierto matiz de pesimismo y culpabilidad son el leitmotiv de casi todos sus temas.

En definitiva, apenas escribiendo una vez al mes, Rubén ha conseguido captar y enganchar a unos cuantos a sus temas reflexivos, asunto que actualmente brilla por su ausencia. Es por eso que estamos esperando a escuchar otra vez eso de “Diles que Zetazen vuelve”, y así nos transporte al frío invierno madrileño.

PD: Hace menos de una semana, publicó él mismo en su cuenta oficial de Instagram algo que podría interesarte en caso de ser productor, so check it.